*Aguas grises, tema delicado

0
47

columnaAlberto Witvrun.-Conforme avanzan los trabajos de la planta tratadora de aguas negras en Atotonilco de Tula que concreta el anhelo de 700 mil hidalguenses que dependen económicamente de la producción agropecuaria de mejorar en el corto plazo con el cultivo de hortalizas prohibidas hace tres décadas por la contaminación; autoridades y productores deben aprestarse a librar un dura batalla por conservar la recepción de este caudal.                                                

Proyecto anunciado hace 16 años -20 de mayo de 1997- que cambiará la condición social y política en las zonas que abarcan los distritos  03 y 100 que representan una extensión de 90 mil hectáreas, siempre que se respeten decretos, porque hay resistencia a que Hidalgo reciba las aguas ya tratadas del Distrito Federal.

Porque tratadas representan grandes beneficios, lo que sería una injusticia que Hidalgo no las recibiera para resarcir algunos daños, muchos irreversibles que la contaminación dejó y es que el 60 por ciento de las aguas negras serán tratadas en Atotonilco de Tula para irrigar 90 mil hectáreas agrícolas del Valle del Mezquital y Tula.

Según el Programa de Sustentabilidad Hídrica de la Cuenca del Valle de México que contempla la construcción del Túnel Emisor Oriente donde desembocará el emisor central y aumentará la capacidad de evacuación de aguas a 300 metros cúbicos por segundo en época de lluvia para evitar inundaciones con beneficio para 20 millones de capitalinos.

La planta con un costo de 10 mil 200 millones de pesos tratará 35 mil litros por segundo en temporada de precipitaciones pluviales y en estiaje,  23 mil litros por segundo, el proceso consiste en retirar basura mediante rejillas, inyectar oxígeno para eliminar bacterias y microorganismos, que transformadas en nuevas células biológicas serán removidas como lodos que servirán de composta.

Por ello hay intereses que se mueven en el Distrito Federal y estado de México para que ese beneficio también les toque a ellos además de que otro reto en Hidalgo será reducir la pérdida de cerca del 60 por ciento del caudal por las deficiencias y falta de mantenimiento del sistema de canales de riego.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta