Alcalde de Ixmiquilpan, ausente

0
125

Despacha desde su domicilio para estar más cerca de las comunidades.

Ixmiquilpan.- Desde hace ya varios días continúa sin presentarse, en sus oficinas del ayuntamiento, el presidente municipal, Pascual Charrez Pedraza, quien es buscado afanosa y encarecidamente por diversos sectores sociales, a quienes urge obtener respuestas sobre distintos asuntos o problemas.

Cercanos colaboradores del controvertido edil -quien se la pasa entre las filas del PAN y el PRD, según convenga a sus intereses políticos-, aseguran que ya optó por “despachar” desde su casa, en la comunidad Villa de La Paz, bajo el argumento de que “así está más cerca de las comunidades más lejanas”.

Sin embargo, desde la semana pasada, fuentes de la alcaldía no han dado a conocer ninguna actividad oficial última de Pascual Charrez, quien desde que comenzó su ejercicio como alcalde estaba acostumbrado en hacer pública hasta la inauguración o el arranque de la mínima obra o acción.

Resulta coincidente que las ausencias de dicho munícipe, del edificio del ayuntamiento, se han hecho cada vez más constantes; pues, prácticamente se ha desentendido en la medida en que han resurgido distintos conflictos y controversias sociales, y por tanto menos se sabe de la postura oficial.

En ese contexto, a solicitud de los integrantes de la Asamblea de Pueblos en Resistencia del Valle del Mezquital, Pascual Charrez no se ha atrevido a confirmar o desmentir si él solicitó la intervención de la fuerza pública, el pasado día 5, durante manifestación de protesta contra el gasolinazo y que derivó en el fallecimiento de dos jóvenes.

Lo mismo, no ha dado respuestas a diversas comunidades ixmiquilpenses, por ejemplo San Juanico, Capula, El Durazno y El Mirador –sólo por mencionar-, cuyos pobladores han protagonizado sendas manifestaciones de inconformidad, en las últimas dos semanas, a las puertas de la alcaldía, en su afán de que les sean cumplidos distintos compromisos sobre todo en materia de seguridad y dotación de obras. Pero, ante aquellos escenarios, no aparece Pascual Charrez, por lo menos en su oficina de la “Casa Rosa”.

Por Arturo G. Alanis

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta