CAM 14, sin apoyo de Renapred

0
63

Falta de personal y material en el Centro de Atención de Tizayuca.

Tizayuca.- A pesar que Tizayuca está considerado y certificado como el primer municipio 100 por ciento inclusivo en México, aún existen lagunas en la normatividad y ordenamiento de la aplicación de recursos que se otorgan a este municipio desde el año 2013.

El desconocimiento incluso de las autoridades municipales de la manera de operar, formas de bajar recursos, y reglas de operación que la Red Nacional para la Prevención de la Discapacidad en México (Renapred) maneja han abierto limitantes en la continuación de este modelo de inclusión.

Un claro ejemplo es el Centro de Atención Múltiple 14, ubicado en el municipio de Tizayuca, que atiende a niños de la región e incluso del Estado de México. El cual opera con carencias de espacios y materiales didácticos.

Pese a que se trata de una institución educativa incorporada a la Secretaría de Educación Pública en el Estado de Hidalgo, las necesidades de los alumnos rebasan la capacidad de los recursos que se limitan al pago de los salarios de los ocho profesores que aquí laboran.

El CAM 14, desde hace 20 años abre su puertas de atención de 8:00 a 13:00 horas, con alumnos que van de los 3 a los 21 años de edad.

María de Lourdes Piña Ugalde, directora desde hace tres años en este plantel, informó que actualmente la matrícula es de 60 estudiantes: 11 de preescolar, 36 primaria, 4 secundaria, y 9 en el quinto momento formativo.

El objetivo de este último nivel educativo es preparar a los alumnos y que a los 22 años de edad puedan egresar e incorporarse al mundo laboral, independientes de sus familias.

Este servicio de atención especial, atiende en su mayoría familias de muy escasos recursos económicos, por ello los únicos requisitos que se piden para aceptar a un niño en el CAM es que padezca de una discapacidad severa o múltiple y casos de autismo.

Además de acta de nacimiento, clave única de registro poblacional, cartilla de vacunación, comprobante de domicilio, una identificación del padre o tutor, y una cuota anual de 400 pesos.

“Nos hacen falta aulas, afortunadamente el espacio donde nos ubicamos es grande, pero poco el personal y los salones han sido adaptados para poder atender a los niños, la pasada administración dejo inconclusa la obra de construcción de dos aulas más, las cuales nos servirían de taller a los chicos del quinto momento formativo, ya que sólo impartimos clases de cocina”, aseguro la directora del plantel.

Lourdes Piña indicó que los ocho docentes con que cuentan, atienden de preescolar a quinto momento, por ello se tiene que trabajar con grupos multigrado.

Aseguró que es necesario mejorar la infraestructura para el traslado de los niños dentro del plantel, ya que no hay rampas, ni caminos para el desplazamiento de las sillas de rueda, y que solo se cuentan con seis aulas y un salón pequeño que era biblioteca y fue adaptada.

La directiva del CAM argumenta que cuentan con donativos de la iniciativa privada, “lo hemos intentado y nos lo han prometido, pero no se ha concretado”, indica.

Continúa aceptando que el Ayuntamiento les ayuda con el pago de luz y agua, además de otorgar a 15 de los alumnos el beneficio de la beca W-15.

“Considero que todos nuestros estudiantes deberían contar con esa beca, ya que se debe considerar que son niños que requieren de gastos continuos por sus padecimientos, los padres dan prioridad a la alimentación y terapias de sus hijos que enviarlos a estudiar, por ello la necesidad de que cuenten con un apoyo extra”, dijo.

Dio conocer que además de los docentes cuentan con dos psicólogas y una trabajadora social, llamó a las asociaciones y sociedad en general a participar con apoyos para el mejor funcionamiento de este centro de servicio de atención a  pequeños con discapacidades.

Por Imelda Córdova

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta