Campa, ¿Qué resultará del cursito ése para 140?

0
66

Por Rogelio Hernández López.- El curso de cuatro días comenzó el 3 de julio, en las instalaciones de la Academia de la Policía Federal, en San Luis Potosí. La inauguración fue harto vistosa y concurrida de personalidades, según las notas de prensa. Parecía algo muy serio.

Durante tres días se desahogaría una ambiciosa capacitación exprés, con un largo temario de casi 100 subtemas en cinco módulos para 140 personas, entre ellas muchos cadetes de la policía federal y civiles enviados de gobiernos de los estados.

Si ese diseño de capacitación tuviera un mínimo de sustento pedagógico se podría decir que todos los cursistas saldrían listos para proteger a periodistas y defensores de los derechos humanos y egresarían convertidos en simientes, de la creación de 32 mecanismos de protección. Pero falta información.

No es peyorativo llamar cursito a esa capacitación de cuatro días, menos las horas de la larga ceremonia de inauguración. A menos que sea el primero de otros diez consecutivos y con monitoreo académico que aplique reactivos de aprendizaje para aplicación inmediata.

Es que la Feadle nos dejó escamados a muchos periodistas porque impartió también, para “protección de la libertad de expresión” unos 70 cursitos, por cierto más chiquitos, de 6 horas, desarrollados por sus “académicos”, en unas 24 entidades y durante 3 años y medio, según informa en su micrositio. Y… en realidad no informaron para qué sirvieron porque en el balance general, en esos cuatro años fue cuando empeoraron las agresiones al periodismo.

La explicación

Antes de esa acción aparatosa en San Luis Potosí, algunos sabíamos sólo en 9 entidades federativas había algo parecido a unidades o comisiones de protección a periodistas.

Ese 3 de julio el gobernador de San Luis Potosí, Juan Manuel Carreras López, informó lo que ya decía el enorme letrero a sus espaldas, que allí iniciaba el “Curso de Capacitación para la Conformación de Unidades Estatales de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas”.

En el lugar, presidieron Roberto Campa Cifrián, subsecretario de los Derechos Humanos de la SEGOB, Renato Sales Heredia, Comisionado Nacional de Seguridad, representantes de la CNDH, de la ONU, del Consejo Consultivo del Mecanismo federal, jefes de policía, expertos colombianos y muchos operadores.

Para que ocurriera esta vistosa acción antes tuvieron que desencadenarse momentos acicateantes, como los asesinatos de siete periodistas y una defensora de los Derechos Humanos en tres meses–el  que causó  mayor impactó fue el alevoso ajusticiamiento de Javier Valdés.

Todo eso, más lo acumulado en 16 años, provocó la reacción de algunos sectores del Estado y sacudió a la presidencia de la República, que pronto encontró un punto de apoyo en la Conferencia Nacional de Gobernadores, Conago.

A la Academia de policía llegaron todas y todos por los acuerdos que adoptaron el Secretario de Gobernación y unos gobernadores, acuerdos que se aterrizaron más cuando enviados de las secretarías de gobierno de los estados se reunieron con Campa y algunos directivos del mecanismo de protección federal. Uno de los consensos fue capacitación urgente para instalar las unidades de protección en cada entidad. Eligieron esa academia en SLP.

Campa explicó allí que “El objetivo de la conformación de estos equipos, es optimizar las capacidades, los recursos, los conocimientos que se han desarrollado por parte de la federación y entidades para una mejor protección de periodistas y defensores de derechos humanos”

“Estamos aquí trabajando para fortalecer –presumió Campa– el Sistema Nacional de Protección a Periodistas y Defensores”. Pero también reconoció algo que la Segob no pudo lograr desde octubre de 2012, la participación efectiva de los gobiernos estatales: “solo con una coordinación efectiva entre la Federación y los estados será posible brindar una protección eficaz a periodistas y a defensores de derechos humanos…”

Cinco módulos en 4 días

Si se aplicó todo el temario ese si fue un cursos intensivo de a de ve rás. Veamos lo que tiene programado cada uno.

Modulo uno: Recomendación General No. 24. Sobre el ejercicio de la libertad de expresión en México. Puntos…Breve exposición sobre el análisis situacional del ejercicio de la Libertad de Expresión y las agresiones a periodistas en México…Antecedentes sobre la creación del Programa de Agravios a Periodistas y Defensores Civiles de Derechos Humanos de la CNDH…Competencia de la CNDH en la investigación de presuntas violaciones a derechos humanos de periodistas y comunicadores…Características de la Libertad de Expresión.

Modulo uno. Continuación.Marco normativo sobre Libertad de Expresión en México. Punto: Medios directos e indirectos de censura de la Libertad de Expresión…Avances jurisprudenciales en materia de libertad de Expresión (Corte Interamericana)…Mención breve de Recomendaciones Generales emitidas en materia de Libertad de Expresión anteriores a la No. 24…La Recomendación General No. 24 Sobre el ejercicio de la libertad de expresión en México. Principales agresiones documentadas en la Recomendación General No. 24…Contexto de violencia en contra de periodistas y comunicadores documentado en la Recomendación General No. 24…Puntos recomendatorios dirigidos a las autoridades en la Recomendación General No. 24…Recomendación General No. 25. Sobre agravios a personas defensoras de derechos humanos…

Y así 60 renglones más con puntos del módulo uno. En los módulos dos y Tres otros 36 puntos a desarrollar sobre riesgos, valoraciones y experiencias. En el módulo 4, cómo monitorear tanto en Plataforma México como en otras herramientas. Y en el módulo 5 sólo cuatro puntos para explicar sobre protocolos: marco conceptual, estructuras e instrumentos, coordinaciones, evaluación y monitoreos.

Supongo que todo ese temario se les hizo necesario y posible en tres días y pico. Y si es curiosidad reporteril preguntar ¿Cómo salieron de allí los 140 cursistas? ¿Qué resultará realmente de esos cursitos?

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta