Clan Sosa, ¿regreso a la violencia?

0
62

Alberto Witvrun.-Apoderado de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) con la obligación de entregar buenos resultados en las once candidaturas que le entregaron a cambio de su “estructura y poder económico” que ofertó en las negociaciones  con el secretario de Organización Mario García Hernández, el jefe del Clan Universitario Gerardo Sosa Castelán prepara una estrategia para reventar elecciones, porque las cuentas no le salen.

En su cuarto de guerra de Amaque, el presidente del Patronato Universitario, entró en desesperación porque vendió a la presidenta de Morena Yeidckol Polevnsky Gurwitz el espejismo de influir en los 57 mil integrantes de la comunidad de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), como lo hizo con los partidos Acción Nacional (PAN) y Movimiento Ciudadano (MC).

Solo que con esos institutos políticos no tenía que probarlo como ahora; al no poder cumplir porque de esa cifra 25 mil preparatorianos son menores de edad y no votan, además la vigilancia de otros partidos le ha impedido manipular abiertamente información en las aulas universitarias y sus controles sobre los alumnos de licenciatura y postgrado son débiles, así que la alternativa es generar inestabilidad el día de la jornada electoral.

Los candidatos universitarios enfrentan resistencia de simpatizantes y morenistas desplazados por el acuerdo cupular que son acusados de tener una visión patrimonialista de Morena, porque descalifican la incorporación corporativa del Clan Universitario, y como respuesta recibieron agresiones verbales y físicas en los eventos encabezados por Andrés Manuel López Obrador en Tula y Huejutla.

Ante este panorama y la promoción del voto diferenciado de sus detractores, se filtró de su círculo rojo que Gerardo Sosa piensa integrar brigadas en diferentes distritos, para obedeciendo a su origen porril que en los 80s estableció una ola de terror a través del porrismo estudiantil, generar inestabilidad e impedir la votación en urnas estratégicas para justificar la baja votación para sus candidatos, ante lo que solo resta esperar que recule y se tenga el 1 de julio una jornada electoral ejemplar.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta