*Efectos en la Sección XV

0
72

columnaAlberto Witvrun.-La acción penal contra la presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) Elba Esther Gordillo Morales tiene efectos en Hidalgo que aún no se cuantifican, por la cercanía de los últimos tres ex secretarios de la Sección XV: Moisés Jiménez Sánchez, Alejandro Soto Gutiérrez y Mirna García López que controlan a las estructura burocráticas de esta organización y del Partido Nueva Alianza (Panal).

Moisés Jiménez tras su accidentado arribo a la dirigencia fue diputado federal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) posición que le permitió desplazar de los afectos de Elba Esther y de la jefatura política del magisterio a Miguel Ángel Islas Chio para imponer a tres dirigentes incluyendo al actual Francisco Sinuhé Ramírez Oviedo.

En estos últimos años las coaliciones electorales del Panal con el PRI le dio a la jefatura del SNTE un instrumento de negociación y chantaje ante el gobierno del estado porque condicionaron no sólo  posiciones que les garantizaron fuerza política, también la persecución de sus detractores y enemigos al interior del gremio que sufren aún las consecuencias de retarlos.

Alejandro Soto, se jactaba del afecto de la ahora recluida en Santa Martha Acatitla por ello se condujo durante su gestión y su paso por el Congreso del Estado con prepotencia cometiendo excesos y abusos que llegaron a pagar algunos reporteros agredidos por sus grupos de choque preparados para quebrar cualquier manifestación de inconformidad en su contra.

Mientras que Mirna García, tiene hoy el control real de la estructura sindical por instrucciones de Moisés Jiménez, por ello la acción penal mete presión porque la triada tiene enemigos que tratarán de aprovechar este golpe para desplazarlos o para intentar cobrar venganza.

Por lo pronto existe una mezcla de incertidumbre y temor en la Sección XV por el fin político de Elba Esther Gordillo, que llevó a la dirigencia seccional a una reacción burda al ordenar a sus delegados organizar reuniones en los centros de trabajo para hacer creer a los trabajadores que todo es un montaje además de pedirles que estén alertas para el contra ataque.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta