*Entre aspiración y desesperación

0
30

columnaAlberto Witvrun.-Llamó la atención la denuncia para que el Organismo Público Estatal Electoral (Ople) investigará al senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Omar Fayad, por actos anticipados de campaña por los espectaculares sobre su informe legislativo lo que seguramente no prosperará, lo que sí provocó es que se observara con mayor atención las actividades de los aspirantes a la candidatura a gobernador de todos los partidos.

Revisando los informes de los otros dos senadores el también priista David Penchyna y el perredista Isidro Pedraza, fueron cuidadosos en sus discursos y sus campañas de posicionamiento en actividades públicas y partidistas, evitan el tema de su aspiración a ser candidatos a gobernador, lo mismo sucede con el diputado federal Fernando Moctezuma Pereda; no se diga de Nuvia Mayorga titular de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) que es la más cuidadosa.

Pero no todos mantienen esta mesura, hay en esa carrera política quien presas de la desesperación realizan actos de campaña porque piden apoyo y hablan abiertamente de sus aspiraciones e incluso hasta utilizan las estructuras de sus partidos para promoverse aunque difícilmente alcanzarán sus objetivos que aunque lo nieguen se han convertido en obsesión para estos personajes.

Uno José Antonio Rojo quien se encuentran en la parte más baja de las encuestas tricolores y en el Partido de la Revolución Democrática (PRD) José Guadarrama inició desenfrenada carrera por emparejar al senador Isidro Pedraza, lo que para algunos observadores esta desesperación los ha llevado a infringir la ley; pero la coincidencia central es que para los priistas el mejor candidato perredista es José Guadarrama y para los perredistas el mejor candidato del PRI sería José Antonio Rojo porque serían los abanderados más débiles, lo que no quiere decir que no puedan ser postulados.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta