Eruviel quería tutelar al periodismo ¿aún quiere?

0
38

En días recientes se reavivó un asunto que interesa mucho a periodistas del Estado de México. Hay indicios de que en el Congreso del Estado de México será dictaminada la Ley para la Protección Integral del Ejercicio Periodístico, casi cuatro años después de que Eruviel Ávila Villegas la presentase como iniciativa. La pregunta que debemos hacerle al gobernador es sí todavía quiere que se legisle.

Has cierto frenesí en la entidad en rededor de esa iniciativa, aunque había tres relacionadas en la congeladora antes que ésta llegara al Congreso. La Comisión de los Derechos Humanos del Estado de México promovió la realizacion de dos foros en Toluca a mediados de agosto y lo apoyaron diputados de las comisiones que dictaminarían la iniciativa. El día ultimo de este mes se hará un tercer foro en Chalco para consultar a los periodistas y legisladores locales de la zona oriente. La consulta parece en serio.

Que ese tema reverdezca en la entidad más poblada de México nos interesa a periodistas del país involucrados en mejorar el andamiaje legal que ayude a mejorar el periodismo en México y, de paso, darnos garantías a los que intervenimos profesionalmente en todas las fases del proceso de informar mejor a la gente.

Cuatro de esos colegas Andrés Héctor Peñaloza, Edmundo Cansino y Enrique Gómez me hicieron el favor de involucrarme a la consulta porque suponen que soy el experimentado en el tema por mis cuatro años como profesional de la Casa de los Derechos de Periodistas. Va una primera reflexión.

Parece viable

La iniciativa de Eruviel (perdonarán lo iconoclasta)  por su sentido generasl es bastante buena porque va al fondo del tema, es decir no se queda en la protección a periodistas, ni se rebaja a crear fondos de ayuda excepcionales, sino reconocería siete derechos para el ejercicio profesional, pero además aceptaría, en una ley, que el gobierno estatal (los rtres poderes) también tiene la obligación de tutelar a medios y periodistas para que sea pleno el ejercicio de otros derechos laborales, profesionales y sociales.

Creo que es viable porque el reconocimiento de los derechos que se proponen no contravienen y si se soportan en las convenciones internacionales y en varias leyes mexicanas; pero desde el punto de vista financiero también sería fácilmente aprobable porque no implicaría erogaciones adicionales del presupuesto público, salvo cuando se tuvieran que aplicar dar medidas cautelares por alto riesgo a medios y periodistas. Y eso, quizá porque para estos casos hay un fondo federal en el mecanismo de protecciòn de la Secretaría de Gobernación.

Si creo que el proyecto como está y con algunas mejoras que son necesarias, es perfectamente viable jurídica, financiera y hasta políticamente porque el gobernador, diputadas y diputados, periodistas y la CDHEM arriesgarían muy poco y obtendrían varias satisfacciones. Es decir, de aprobarse con mejoras necesarias, sería un “gana gana” para todas las partes, pero siempre y cuando se apruebe en el siguiente periodo de sesiones del Congreso, antes de las elecciones de 2017.

Así como está esa iniciativa de octubre de 2012 son notables varias oquedades y algunas imprecisiones, pero casi todas pueden subsanarse con facilidad. Por ejemplo, refiero cuatro de las más importantes:

En el Artículo 1, hay una definición de avanzada pero le falta reconocer un criterio de de nivel de Estado. Dice “La presente Ley es de orden público y de observancia general en todo el territorio…  y tiene como objeto garantizar y tutelar el libre ejercicio de la actividad periodística… “. Le faltó anteceder que uno uno de los objetos (u objetivos)  de la ley es reconocer al ejercicio del periodismo como una actividad del interés público, que por tanto los poderes del gobierno tienen la oglicaciòn de garantizar sus derechos y tutelar su ejercicio….

Igualmente, como ejemplo, tiene que afinar la definición de periodista porque la que tiene acota mucho el derecho para otras personas que intervienen una o varias partes del proceso del ejercicio del periodismo. De no hacerlo la Suprema Corte de Justicia de la Nación intervendría por “evidente inconstitucionalidad” como hizo con una similar en Quintana Roo y lo hará, en días con la relativa para la Ciudad de México.

Por ejemplo le falta definir a la autoridad y al instrumento operativo que brindarían la protección en casos de riesgo y que además sería analoga, para coordinarse con el Mecanismo federal.

Todo eso y otros detalles de afinación no necesita consulta pública, es fácilmente mejorable y susceptible para crear los consensos necesarios y su aprobación. Insisto el proyecto es bueno y viable.

El nudo

Pero un cuarto aspecto que le falta, es que tampoco definió como capítulo la obligación que si reconoce de Tutelar a periodistas vulnerables, un apartado donde se precisen las instancias que procurarán esta tutela.

Esa parte es indispensable para atender las demandas reiteradas de grupos de periodistas que desde hace años quieren protección para sus derechos laborales y otros que insisten también en un fondo de ayuda para reporteros, como el que existe en Guerrero. Ahí, en ese aspecto, está el nudo mayor.

Pero ese nudo también puede desatarse con una referencia a que el Ejecutivo del Estado, por medio de sus instancias respectivas, diseñara un plan anual de políticas públicas para incorporar a periodistas vulnerables a los programas de atención social que hay para otra s poblaciones similares. Pero ese nudo sí, tiene que debatirse y perfilarse en los foros, con el Congreso del Estado y sobre todo, convencer al Gobernador Eruviel para ver si todavía mantiene la intención de mejorar la comunicación política en su estado y reconocerle los derechos a los periodistas con esta ley posible. Eruviel, ¿si quiere?

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta