¿Es fácil engañar a López Obrador?

0
43

Alberto Witvrun.-Lo sucedido en Tula en el acto proselitista del candidato presidencial de Juntos Haremos Historia Andrés Manuel López Obrador, no es cualquier cosa, porque se comprobó que Gerardo Sosa, no sólo tiene secuestrada a la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), ahora también al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), pero lo más preocupante es que su grupúsculo haya engañado al tabasqueño.

Acarrear alumnos universitarios de los campus Tlahuelilpan y Tepeji y ubicarlos en las primeras filas para formar un cerco en torno al presídium para impedir a los reporteros acercarse y evitar que los morenistas inconformes pudieran manifestarse ante el candidato y denunciar el desplazamiento que sufrieron virtud a un acuerdo cupular, que favoreció al Clan Universitario corporativamente, es preocupante.

Los reporteros fueron prácticamente a empujones ubicados atrás de las bocinas para que oyeran los discursos, pero que no vieran lo que sucedía, porque había mantas en contra de Gerardo Sosa y exigiendo la destitución del presidente estatal Abraham Mendoza Zenteno, además hubo barreras humanas para que no pudieran entrevistar a López Obrador, que seguro se fue con la impresión de que todo marcha sobre ruedas en Hidalgo.

Lo peor sería que este operativo para hacer creer a Andrés Manuel López Obrador que aquí es todo miel sobre hojuelas hubiera sido aprobado para su equipo de campaña o por el mismo, ya que si esto ocurre ahora, que puede pasar de ganar la Presidencia de la República y que no se dé cuenta de lo que realmente sucede a su alrededor es altamente preocupante, porque además deja de atender reclamos de quienes le han apoyado desde que inició el proyecto de Morena.

Fue relativamente fácil evitar que la protesta repercutiera, al ser agredidos los inconformes en dos ocasiones para que bajaran las mantas de protesta e impedir la cobertura periodística, para crear un espejismo porque la mayoría de los estudiantes acarreados no votarán y si lo hacen no necesariamente será por Morena y otro daño colateral al avasallamiento del Clan Universitario es el triste papel de Abraham Mendoza, que hoy es un títere, dejando atrás su limpia y honesta trayectoria política.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta