ESCRIBIENDO DERECHO: DETENCIÓN EN EL NUEVO SISTEMA DE JUSTICIA PENAL

0
59

            Es importante saber que la detención es una medida cautelar personal que consiste en la privación temporal de la libertad ambulatoria, ordenada por una autoridad competente, siendo ésta para el nuevo sistema de justicia penal el juez de control o el juez de ejecución de penas, ya sea que se trate de una orden de aprehensión o reaprehensión, respectivamente, salvo los casos de delito flagrante en el que cualquier persona podrá realizar la detención debiendo entregar inmediatamente al detenido a la autoridad más próxima y ésta con la misma prontitud al Ministerio Público, y tratándose de un caso urgente, caso en el cual, el Ministerio Público podrá ordenar por escrito la detención del imputado, expresando en dicha orden los antecedentes de la investigación y los indicios que motivan su proceder.

Es por ello, que tiene como finalidad la de poner a una persona a disposición de un juez competente, para que éste pueda determinar su situación jurídica y si es necesario decretar la prisión preventiva. Esto puede ocurrir por haber cometido un delito (o ser sospechoso de ello), quebrantado su condena, fugándose  estando detenido o en prisión preventiva, o porque de otra manera su comparecencia judicial se pudiere ver demorada o dificultada. Habitualmente existen límites y requisitos legales, como plazos y formas, que es necesario cumplir.

La detención, es por definición una situación temporal. Debe desembocar finalmente en la puesta a disposición de la persona detenida ante el juez, o bien en la puesta en libertad pasado el plazo máximo de detención autorizado por la Ley.

El motivo de dicha temporalidad es que la detención se realiza normalmente en una fase en la que no existe todavía una decisión judicial, que permita la privación de la libertad (ya sea a través de la prisión preventiva o, mediante la condena a una pena privativa de libertad).

Al no haber una decisión judicial, no existe tampoco posibilidad de que el detenido ejerza su derecho a la defensa. Si la situación de detención se prolongase indefinidamente, se podrían violar los derechos fundamentales de la persona, sin que hubiese ningún control judicial.

Por lo tanto, el Juez tendrá un plazo de setenta y dos horas o su ampliación a ciento cuarenta y cuatro horas para resolver la situación jurídica del imputado, ya sea que determine vincular al imputado a proceso por alguno de los delitos previstos en el Código Penal del Estado o determine su libertad.

Para finalizar, es importante saber que en el Nuevo Sistema de Justicia Penal la prisión preventiva está clasificada como una medida cautelar, que debe de constituirse como la última alternativa para hacer comparecer al imputado al proceso penal y que sólo debe imponerse por la comisión de aquellos delitos que la ley establezca como graves.

Lic. Luis Carlos Gutiérrez Espinosa

Juez Penal de Ejecución Designado

Cualquier duda, comunícate con nosotros en:

@Habla_Derecho

Hablando Derecho

comunicatsjh@gmail.com

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta