Estigmas culturales no permiten que los hombres puedan llorar

0
72

La principal muerte de los hombres en Hidalgo es por fallas en el corazón debido a que no expresan sus emociones, informó Martha Canseco González, integrante de la organización Proyecto de Televisión Independiente. En un conversatorio sobre diversidad y violencia contra las mujeres, la feminista Martha Canseco atribuyó los infartos que padecen los hombres a la orientación de género “dicen que los hombres no lloran, y ellos reprimen sus emociones lo que los lleva a esas consecuencias”.

Recomendó que los hombres deberían expresar sus sentimientos y emociones ya que incluso hay un alto índice de suicidios por parte del género masculino “se vale que lloren cuando necesiten llorar y no solo cuando gane el Pachuca” agregó.

Por otra parte, destacó el papel que juega la mujer en la actualidad, debido a que una de las maneras de controlar al género femenino es con violencia, “no nos han enseñado a querernos sino quererlos a ellos, pero nunca debemos quererlos más que a nosotras mismas”.

Indicó que las mujeres tienen baja autoestima por esa razón permiten la violencia y también por los mitos y mentiras del amor romántico “nos han enseñado a creer que los hombres no mienten, las mujeres sí”.

Señaló que las figuras masculinas se imponen incluso en la religión y en la mayor parte de los ámbitos sociales, “no es casualidad que sea Dios, el presidente, el padre de familia, es un sistema hegemónico que no valora a las mujeres y siempre se ensalza a los hombres más que a las mujeres”

En el conversatorio también intervino la participación de Elsa Ángeles Vera, trabajadora de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), quién destacó la importancia de tratar los temas de violencia familiar, ya que muchas veces es permisible que el padre acaricie la pierna de su hija mientras ve el televisor y “nadie hace nada al respecto”.

Finalmente agregó que las en Hidalgo se logró una fiscalía, para beneficiar a las mujeres contra la violencia ya que los hombres están perdiendo la línea entre dominar y eliminar. Por Jehieli Hernández

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta