*Gerardo Sosa, el Frankestein priista

0
35

Alberto Witvrun.-Como en la novela de la inglesa Mary Shelley que cumple 200 años de haberse editado, en que el médico Víctor Frankenstein obsesionado por retar a Dios, creó una criatura con partes de distintos  cadáveres diseccionados el que al cobrar vida se da cuenta de que es rechazado y jura vengarse cometiendo crímenes.

La criatura huye y cuando se reencuentra con su generador le pide una compañera, pero el médico se arrepiente antes de crear a la segunda criatura y muere en un naufragio, al enterarse el “monstruo” dice que no volverá a matar y que desaparecerá de la faz de la tierra.

Esta metáfora se aplica políticamente con Gerardo Sosa Castelán; su creador fue el Partido Revolucionario Institucional (PRI); sus partes las unió Jorge Rojo Lugo que lo hizo presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo (FEUH), después de que Gerardo Sosa lo esperó afuera de un restaurante en Pachuquilla durante horas para pedirle el cargo a pesar de que su antecesor Aurelio Marín Huazo tenía otras opciones.

Jorge Rojo Lugo, también lo inventó como secretario general del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio de los Tres Poderes del Estado (SUTSPEH) sin ser burócrata y, para prolongar su hegemonía en el gobierno de Guillermo Rossell de la Lama, que llegó al gobierno por voluntad del presidente José López Portillo y, aún con fuerza el huichapense operó para entregarle a Sosa Castelán en 1982 la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

Ya con voluntad propia se alió a José Antonio Zorrilla Pérez que quería ser gobernador pero acusado del homicidio del periodista Manuel Buendía huyó, siendo candidato a diputado federal en 1986; Gerardo Sosa entonces ya con posiciones logradas a través de la violencia porril enfrentó al gobernador Adolfo Lugo Verduzco, quien pudo destruirlo pero solo lo “exilio” 9 meses entre 1990 y 1991; más tarde lo harían diputado federal.

Para 1998 diputaría la candidatura a gobernador, al no conseguirla retó al ganador Manuel Ángel Núñez Soto y en 2004 insistió pero otra vez fue rechazado al ser postulado Miguel Ángel Osorio Chong; entonces pidió al PRI la senaduría, le dijeron sí, pero que esperara como presidente del partido, pero en 2006 la postulación fue para Jesús Murillo Karam y sólo alcanzó la diputación federal pero seguía el rechazo hacia él, por eso jugó en otros partidos e intento crear uno propio.

Finalmente vio el 1 de julio como se hundió el barco con su creador a bordo, el PRI, pero contrario a la criatura de Víctor Frankenstein, mantiene su sed venganza esperando tener a la compañera que su generador él PRI le negó: la gubernatura de Hidalgo, aunque no le será fácil el mundo en él fue creado ya no existe y pocos creen que puede adaptarse o cambiar, ahora esperemos que nos dice en enero de 2019.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta