*Germán Coronal del Rosal

0
30

Alberto Witvrun.-Germán Corona del Rosal hijo de quien fuera gobernador del estado, presidente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y regente de la Ciudad de México Alfonso Coronal del Rosal, tuvo carrera propia y su trayectoria dejo huella política y social en el Valle del Mezquital, pero no sólo, fue también quien dio a los pachuqueños parte de su identidad a través del deporte al fundar al Club de Fútbol Pachuca y darles el sobrenombre de Tuzos hasta ascenderlo al máximo circuito del fútbol mexicano.

Vocal Ejecutivo del Patrimonio Indígena del Valle del Mezquital (PIVM) organismo que inició la transformación de esa zona marginada construyendo, escuelas, canchas, dotando de servicios a decenas de comunidades y gestionando la irrigación de miles de hectáreas con las aguas residuales de la Ciudad de México.

Senador de la República y alguna vez con amplias posibilidades de disputar la candidatura al gobierno del estado, lo que costó un abierto enfrentamiento político con el entonces gobernador Manuel Sánchez Vite, quien intentó infructuosamente prolongar su poder imponiendo como su sucesor a Otoniel Miranda Andrade que solo duró 29 en el gobierno al decretar el Senado la desaparición de poderes en 1975.

Fue también delegado de la Gustavo A. Madero y dos veces diputado federal, una de ellas salvando la elección para el PRI en el primer distrito entonces con cabecera en Pachuca; aunque era un fuerte aspirante la candidatura fue para José Antonio Zorrilla Pérez, quien había ocupado la Dirección Federal de Seguridad (DFS) la policía política y fue acusado de ser autor intelectual del homicidio del periodista Manuel Buendía Téllezgirón y huyó a España.

Pero también en su gusto por el deporte, práctica el golf, pero sobre todo el fútbol financió la creación de los Tuzos del Pachuca en segunda división y los llevo al máximo circuito, cuando en mucho era por darle un entretenimiento a los pachuqueños, no como el jugoso negocio en que se convirtió para el Imperio Tuzo de Jesús Martínez Patiño y Andrés Fassi Jurguens, con el apoyo y concesiones de los últimos gobiernos estatales.

De pronto son historias que se olvidan, reconocimientos que no se hacen, porque lastiman egos y se prefiere por soberbia tratar de borrar personajes, trayectorias y obras, acusándolos de cacicazgos, lo que muchos han intentado pero los nuevos tiempos se los han impedido, por lo pronto un sector de la sociedad integrada en el Club de Leones de Pachuca, si se acordó de Germán Coronal del Rosal.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta