*Huasteca de lo económico a lo político

0
25

columnaAlberto Witvrun

Mi agradecimiento por su amistad y consejos al gran luchador social el sacerdote José Barón Larios que contribuyó a transformar a la Huasteca junto a +Samuel Mora Castillo y +Pablo Hernández Celemente ayer, hoy y siempre a dos años de su fallecimiento.

En los últimos años tener una constructora y aún sin experiencia convertirse en contratista de los gobiernos federal, estatal y municipal es jugoso negocio para políticos, funcionarios y empresarios que virtud a presiones, compromisos o cercanía con el poder se enriquecieron y en casos como el de la Huasteca ambición y temor de ya no estar convidados al banquete de la abundancia lleva a un grupo a disputar el control político.

Paradójico resulta que el grupo de empresarios que está atrás de Daniel Andrade candidato del Partido Encuentro Social (PES) a diputado federal son los que en los últimos cuatro lustros más se beneficiaron con obra pública y proveeduría en esta región incluso actualmente son contratistas de la infraestructura básica más importante para la Huasteca en agua potable y drenaje.

Nadie le quita el derecho a Daniel Andrade de aspirar a una curul federal pero el objetivo no es él, sino generar la estructura electoral para disputar el ayuntamiento de Huejutla y otros de la región a fin de garantizar la obtención de obra pública para aumentar su poder económico bajo el amparo de un nuevo partido político cuyos dirigentes vieron en este escenario la posibilidad de aportar votos para mantener el registro.

Habría que solicitar a las instancias adecuadas de los tres niveles de gobierno nombres de empresas y de sus propietarios que más obra realizan en el norte de la entidad para comprobar que el apellido recurrente es Badillo cuyo emporio económico está amenazado por el objetivo del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de recuperar para las elecciones de 2016 los ayuntamientos en manos opositoras.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta