*La barda

0
58

columnaAlberto Witvrun.-Trascurrieron cuatro años  desde el anuncio por parte del presidente Felipe Calderón Hinojosa  de que el gobierno federal emprendería el proyecto industrial más importante de las últimas tres décadas en México que se denominaría refinería Bicentenario para que apenas se concluyera la polémica barda perimetral  y los túneles de desagüe que disputaron varias empresas hidalguenses.

 El proceso para la asignación de este cuestionado proyecto fue de un sinuoso y accidentado camino que instigo la administración panista sometiendo a varios estados del país a una pasarela técnico política de que salió “ganador” Hidalgo no sin fricciones con otros gobiernos estatales principalmente con el panista de Guanajuato que dijo tenerlo en la bolsa.

También Tabasco y Veracruz caminaron como finalistas pero la decisión favoreció a Hidalgo que tuvo que endeudarse con mil 500 millones de pesos para adquirir las tierras que integran el polígono donde se levantará este proyecto que lleva de acuerdo a especialistas e incluso a la misma paraestatal   tres años de retraso por lo que empezará a operar en 2018 y no en 2015 como prometió Calderón Hinojosa.

A 48 meses en los terrenos del municipio de Atitalaquia se observa la barda perimetral de 13.4 kilómetros, reforzada para evitar robos y 2 túneles para el desvío de canales de riego que atraviesan el polígono y dos rellenos sanitarios que albergan cien toneladas de basura, eso si luego de un paro de trabajadores que exigían mejores salarios y condiciones dignas en los campamentos.

Es todo lo que hay por el momento, lo cierto es que para lo que costó económicamente a las finanzas públicas y también políticamente al gobierno estatal anterior el avance y la derrama es mínima, pírrica, pero Petróleos Mexicanos (Pemex) en su nueva administración exalta la barda, la polémica barda que sin ella no se podía iniciar el siguiente paso que es la infraestructura básica para este centro de refinación.

Obligado preguntar porque el retraso, porque restituirle a Hidalgo el sacrificio del endeudamiento que por bien estructurado y planeado no dejar de ser deuda; todo mientras el nuevo gobierno federal le niega el aeropuerto alterno.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta