*La disputa por el abasto

0
149

Alberto Witvrun.-En los últimos meses se recrudeció la silenciosa lucha entre dos grupos de inversionistas por el control del abasto de productos perecederos de la zona metropolitana de Pachuca que tiene un área de influencia de 12 municipios que permitiría destinar la superficie que quedó atrapada en el crecimiento urbano de Pachuca a un proyecto ambiental y de modernizar la distribución de alimentos y productos básicos al mayoreo, lo que es un jugoso negocio.

Un grupo es liderado por Francisco Rodríguez Pérez que mantiene el control de la actual central de abastos y que es respaldado por otros empresarios hidalguenses que parece tomar la delantera aunque existen dudas sobre las autorizaciones para edificar un centro logístico de esta naturaleza, porque ya cuentan hasta donde se sabe con los permisos para cambio de uso de suelo y de impacto ambiental.

Sus competidores en su mayoría inversionistas originarios del Estado de México, que tienen como representante a Gilberto Alamilla también cuentan con terreno y dice que con el permiso de cambio de uso de suelo, pero se han visto detenidos porque no han logrado el permiso de impacto ambiental lo que los tiene en clara desventaja, aunque argumentan que es porque parte de ellos son foráneos.

En medio de esta lucha, el presidente municipal de Zapotlán Erik Islas Cruz, debe aclarar cómo es que su administración otorgó el permiso para cambio de uso de suelo, cuando existe un acuerdo seis meses antes de que concluyeran las anteriores administraciones de Zapotlán de Juárez, Tolcayuca, Villa de Tezontepec y Zempoala con el gobierno del estado para mantener esa zona donde colindan los cuatro municipios como reserva ecológica.

también resulta extraño por qué la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) mantiene silencio sobre la reubicación de la central de abastos y el destino que se le dará a las alrededor de siete hectáreas, cuyo proyecto original planteado desde el gobierno de Manuel Ángel Núñez Soto, es destinarlo a un “pulmón verde” para la cada vez más contaminada capital del estado, donde su tradicional viento, ya no es suficiente para reducir la contaminación.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta