Marchas universitarias; 3 tiempos.

0
68

Alberto Witvrun.-La última vez que los universitarios se concentraron fuera de sus campus fue en 2005 para apoyar a Gerardo Sosa Castelán que disputaba por segunda ocasión la candidatura a gobernador por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) donde arengó en contra de su origen es decir el Grupo Huichapan, a lo que llamó La Construcción del Futuro como el libro con sus propuestas; la anterior movilización tuvo lugar en mayo de 1989.

En esa había alarma en el Grupo Universidad, porque confrontaban al gobierno de Adolfo Lugo Verduzco que les negó posiciones; por ello en 1987 emprendieron la campaña Hidalgo para los Hidalguenses, para desacreditar al secretario de Gobierno y ex alcalde capitalino Ernesto Gil Elorduy por ser sinaloense.

Gerardo Sosa, secretario general de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) en noviembre de 1988 ordenó a su hermano Agustín, presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo (FEUH) secuestrar autobuses para exigir a los concesionarios del transporte público un descuento del 50 por ciento para los estudiantes.

La respuesta gubernamental no esperó en mayo de 1989 fue detenida la banda de Edilberto Reyes Gómez y Fortunato González Islas, uno dirigente estudiantil y el otro profesor de la escuela preparatoria incorporada, cuyas declaraciones ministeriales involucraron en sus acciones delictivas a los Sosa Castelán.

El procurador Rubén Licona Rivemar instrumentó el procedimiento legal, para detener al presidente de la FEUH y al secretario general de la UAEH; lo que obligó a los universitarios encabezados por el dirigente sindical de los académicos Jaime Rivas Gómez y el secretario general adjunto Jorge Márquez Alvarado a organizar una marcha en defensa de Gerardo y Agustín.

La acción legal en contra de los Sosa Castelán a pesar de la insistencia del procurador y del secretario de Gobierno, no sucedió por la intervención del representante de Hidalgo en la Ciudad de México, Mario Higland Gómez; acordándose que en septiembre de 1990 Gerardo Sosa se fuera a un exilio temporal a Boston, Massachusetts, Estados Unidos.

Para regresar en mayo de 1991 a tomar la rectoría “enfermando” a Juan Manuel Menes Llaguno reelecto 14 meses antes; este fue un duro golpe al Grupo Universidad, porque inhibió su participación en la selección del PRI de candidatos a presidentes municipales, perdiendo el control de 15 ayuntamientos conseguidos por la fuerza tres años antes.

Ahora se anuncia una marcha para “reafirmar su pertinencia” convocada por Jorge Mayorga Olvera, presidente del Consejo Estudiantil Universitario (CEUEH) quien por cierto permanece ilegalmente en el cargo al concluir en 2017 el periodo para él fue electo, terminó en 2017, pero continúa en pago al activismo en las juventudes de Movimiento Ciudadano (MC).

La movilización en apoyo a la huelga, se pospuso porque no hubo poder de convocatoria, ahora se programa el jueves 22 después del informe rectoral, porque es fácil sacar de las aulas a los estudiantes y así tratar de disminuir los efectos la derrota política del Clan Sosa, que no pudo obtener recursos extraordinarios del gobierno del estado, para cumplir con sus obligaciones patronales.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta