*Miguel Osorio, empieza el mito

0
71

columnaAlberto Witvrun.-El arribo de Miguel Ángel Osorio Chong a la Secretaría de Gobernación (SeGob) convertido en hombre clave del naciente gobierno de Enrique Peña Nieto, tras los logros y golpes políticos en sus primeros cien días generan toda clase de versiones casi a nivel de leyenda sobre su influencia en la vida política del país, mientras en Hidalgo paralelamente se fortalece del gobernador Francisco Olvera Ruiz.

Uno de los que parecen mitos es el sometimiento o aceptación de la fuerza de Miguel Osorio del ex senador perredista y ex priista José Guadarrama Márquez de quien se asegura buscó y logró reunirse con él para establecer una relación cordial al grado que ya se le descarta como candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD) a diputado local por el distrito de Pachuca I.

Otro es que la ex secretaria general de la Sección XV del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) Mirna García López, está arrepentida, más que nunca de retar abiertamente a Miguel Osorio cuando gobernaba el estado, a grado tal que se dice al interior del sindicato que si una cabeza rueda aquí trás la caída de Elba Esther Gordillo, será la de ella.

La versión que cobra fuerza es que en febrero el presidente del Patronato Universitario Gerardo Sosa Castelán sostuvo un encuentro con el secretario de Gobernación y a partir de esa fecha el discurso del rector de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) Humberto Veras Godoy, cambió paulatinamente de lo crítico hasta llegar al elogio a las administraciones estatal y federal.

Obvio, oficialmente este encuentro no se reconocerá, pero lleva una lógica política, a pesar de que Gerardo Sosa considera a Miguel Osorio y al procurador Jesús Murillo sus enemigos por arrebatarle la candidatura al senado en 2006; no puede ser tan temerario como para seguirlos confrontando porque puede ser el principio del fin de su dominio en la UAEH y el jefe del Clan Universitario, no es tan temerario; por eso estos encuentros y desencuentros empiezan a formar un mito. Miguel Osorio.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta