Morena, no hay delito, si provocación

0
33

Alberto Witvrun.-La presencia del dirigente estatal de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en la sala de sesiones del Poder Legislativo para presionar la creación de la bancada de este instituto político en la 63 Legislatura, frenada por la procelidad legislativa, no es constitutivo de delito electoral de acuerdo a expertos en la materia, aun cuando hubieran distribuido propaganda si acaso hubieran sido objeto de una sanción administrativa.

Pero cierto es que los neo morenistas que acudieron al Congreso local, tenía la firme intención de provocar una reacción, tal vez urgidos por la falta de impacto de algunas de sus campañas un ejemplo claro es lo que sucede con los candidatos al Senado, donde el que mayor trabajo realiza es el propietario de la segunda fórmula Julio Menchaca Salazar, porque de Angélica García Arrieta, que es la propietaria de la primera, simplemente nada se sabe.

Es peligroso que envalentonados por la delantera de su candidato presidencial la dirigencia y candidatos en Hidalgo traten de contaminar el proceso electoral, apostando todo al efecto López Obrador y ni siquiera cuenten con un estrategia de comunicación social y tengan que acudir a  actos como el de ayer en el Congreso para ocupar espacios en la prensa, no como producto de una estrategia de propuestas que puedan convencer a los electores.

No es la primera señal, lo ocurrido en Macuxtepetla en la Huasteca, donde retuvieron a la hija y esposa del candidato de Morena es otra, porque la segunda de ellas dijo haber sido enlace de Prospera, lo que indica claramente que no desconoce cómo se aplica ese programa y que los recursos se entregan anticipadamente, además de saber la forma en que reaccionan las comunidades cuando alguien quiere intervenir en sus actividades.

Por ello es preocupante que la dirigencia de Morena acuda a actos de provocación, aunque digan que su presencia a la sesión de la 63 Legislatura no viola ningún ley vigente y que están en su derecho, sin embargo saben que la actitud protagónica genera tensión en el proceso electoral, de lo que no hay necesidad en el estado, cuando se puede llevar a cabo un proceso electoral con madurez y civilidad política.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta