*No es gusto, simple necesidad

0
59

columnaAlberto Witvrun.-No se trata del pragmatismo ramplón que quebró principios e ideologías con fines electoralistas y de laboratorio para inventar un  frente derechoizquierdista que finalmente no se concretó para las elecciones presidenciales que terminó con el regreso al poder central del Partido Revolucionario Institucional (PRI), es digamos una necesidad para los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) aliarse para no ser borrados de la geografía política de Hidalgo.

De por sí el PRI aquí a pesar de enfrentar 12 años de panismo en Los Pinos logró mantenerse como la principal fuerza y superar la derrota electoral que en 2006 le infringió el PRD quien ganó la elección para presidente, senadores y las diputaciones en Tepeapulco y Actopan para retener en ese periodo dos veces la gubernatura, así que con gobierno federal tricolor, panismo y perredismo tienen las luces rojas encendidas.

Pero no es la única causa en el caso de Acción Nacional, ya sólo con un par de delegados cuyos movimientos son observados con lupa su capacidad de operación se redujo en un 50 por ciento a lo que hay que sumar que su proceso de refrendo de militancia reflejó una alarmante deserción de miembros activos y adherentes, todo en medio de una guerra intestina de las pandillas por el control del partido, convertido en botín político.

Mientras que el PRD aunque trata de ocultar los efectos negativos que deja la separación de Andrés Manuel  López Obrador y su Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) de lo cual no hay una evaluación seria, existe el temor de una caída vertical en las elecciones intermedias que son las de menor participación ciudadana y donde los partidos se sostienen con su voto duro y estructuras, que es la parte que más afectó la escisión.

En este escenario ir en coalición parcial o total es vital para ambos institutos políticos porque si el PRI no tiene un proceso terso tendrán pelea en dos o tres distritos y aumentará la posibilidad del PAN y PRD de repartirse las curules de representación proporcional.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta