*Oposición, la misma historia

0
116

columnaAlberto Witvrun.-Los afanes competitivos de las principales fuerzas políticas opositoras para los comicios estatales intermedios de julio 7, quedaron en discurso y buenas intenciones, lo prueban sus procesos internos de los que surgieron sus candidatos a diputados locales que poco podrán hacer para arrebatarle un triunfo en alguno de los 18 distritos locales al Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Las listas total del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y parcial del Partido Acción Nacional (PAN) sólo dejan abierta la posibilidad para el Partido Nueva Alianza (Panal) les dispute las curules de representación proporcional, aunque ahora todo depende del que la dirigencia priista no se equivoque y postule candidatos con el perfil necesario que aporten un poco más de votos de los que su estructura generará.

De plano en el PRD sólo en los distritos de Ixmiquilpan (Francisco González Alfonso), Tula de Allende (Luciano Cornejo Barrera) y Huejutla de Reyes (José Fayad Orozco), llevan abanderados que darán pelea, el PAN sólo en Pachuca II, porque en el resto de los distritos caminan hacia la derrota y el reparto de diputaciones plurinominales dependerá en mucho de “techo” de votos que el PRI coloque en las urnas con la presión que va a meter Nueva Alianza.

Por ello las tribus en el PRD y las pandillas en el PAN centraron su atención en la distribución de las candidaturas de representación proporcional y los amagues de ambos partidos de llevar candidatos priistas como el caso de Julio Menchaca Salazar; personajes como Xóchitl Gálvez Ruiz o bien candidatos de la sociedad civil, simplemente no fructificaron y la única posibilidad de competir seriamente sería alguna equivocación del PRI.

Es la misma vieja historia donde el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) de nuevo en el gobierno federal tiene todas las condiciones para llevarse el carro completo junto a su apéndice  el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y los partidos opositores no arriesgan de más y prefieren competir cruzando los dedos para una sorpresa, mientras los grupos de poder a su interior se quedan con las posiciones seguras que les garantizan su hegemonía.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta