Otra del Imperio Tuzo

0
95

Alberto Witvrun.-A las derrotas deportivas en la liguilla del fútbol profesional de primera división que sufrieron los equipos Pachuca y León propiedad del consorcio que preside Jesús Martínez Patiño que representaron millonarias pérdidas por concepto de entradas y derechos de televisión, le sucede al Imperio Tuzo un posible escándalo legal y social de comprobarse un presunto abuso sexual que sufrió un integrante de las fuerzas básicas por parte de un entrenador.

No obstante que está abierta una carpeta de investigación (12/2016/1246) en la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH) existe hermetismo de las autoridades y directiva de la Promotora de Fútbol Pachuca, que tarde o temprano tendrá que romperse porque otros niños y jóvenes pueden estar en peligro de sufrir estos reprobables abusos lo mismo que vejaciones.

La imagen benefactora que han tratado de forjar el Imperio Tuzo empieza a quebrarse, porque si bien genera una importante cantidad de empleos, también se han enriquecido con apoyo de los últimos cuatro gobiernos estatales mediante donaciones y convenios favorables como el establecido con el anterior gobierno municipal donde el pago de impuestos se hizo en especie (balones y boletos).

El Imperio Tuzo solo tiene objetivos económicos porque desde que les fue entregada la franquicia en el gobierno de Jesús Murillo Karam; posteriormente en el de Manuel Ángel Núñez Soto 17 hectáreas para la Universidad del Fútbol, Tuzo Forum y el hotel Camino Real y, en el de Miguel Ángel Osorio Chong lo que sería el Museo de Arte Contemporáneo para el Salón de la Fama y Mundo Fútbol, nunca han realizado una labor social real con la población.

Todo lo que generan es riqueza para su pequeño grupo y ya se dice que los beneficios que reciben es por el apoyo que en su momento le han dado a candidatos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), lo que debe aclararse desde el gobierno, además de que este presunto abuso, no puede pasar inadvertido porque es una bomba de tiempo social.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta