*Pablo Pérez, de la Gloria al Infierno

0
279

Alberto Witvrun.-Se sabía de la cercanía de Pablo Pérez Martínez con José Francisco Olvera Ruiz desde que fue coordinador jurídico del Gobierno durante la administración de Manuel Ángel Núñez Soto, pero sólo sus cercanos de qué tamaño era su amistad generada cuando fueron estudiantes de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), hasta que quedó claro cuando como gobernador lo nombró el “Señor de los Dineros” de la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo (SEPH).

El poder de Pérez Martínez, estaba en los rubros económicos por encima del secretario Joel Guerrero Juárez quien recibió la orden exprofeso de operar las relaciones políticas con la Sección XV del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) que vivía su relevo por la salida de Mirna García López y la inesperada llegada de Francisco Sinuhé Ramírez Oviedo.

Tal la fuerza otorgada por Olvera Ruiz al contador Pérez que este presumía de dejarle al secretario Joel Guerrero la camioneta blindada que le había dado el gobernador, más tarde mostraría más poder al imponer a su hijo Pablo Pérez Velasco como administrador en la Secretaría de Salud, quien también enfrenta proceso penal por peculado e intentar hacer lo mismo con su hija en el Instituto Estatal Electoral de Hidalgo (IEEH).

Canceló contratos firmados, otorgó otros a su entero arbitrio y si con Joel Guerrero se mostraba prepotente, la confrontación fue total con Miguel Ángel Cuatepotzo Costeira segundo secretario de Educación con Olvera Ruiz y otro de los hombres del círculo cercano de Olvera Ruiz y empezó a construir un red al interior de la SEPH que obedeciera a sus intereses que a su decir no eran otros que los del entonces mandatario.

Castigó a quien en su opinión eran enemigos del gobernador o bien no obedecían sus órdenes, así cesó a la coordinadora de Comunicación Social María del Jesús Del Villar e incluso canceló contratos publicitarios a medios de comunicación que no “obedecieron” la orden de no darle “ni una sola línea” al entonces aspirante a la candidatura al gobierno de Hidalgo Omar Fayad Meneses, porque las “cartas de Olvera Ruiz” eran David Penchyna Grub y Fernando Moctezuma Pereda.

Hoy se sabe que, fue lo menos, le acusa de peculado por más de 600 millones de pesos, que puede ascender a alrededor de mil; por eso su captura en el estado de Morelos, tendrá repercusiones, porque existen versiones hechas públicas en entrevista periodística por Pablo Pérez que involucran a su ex amigo y ex jefe Francisco Olvera que van de la compra de un edificio a la de una ex hacienda, sobre todo si el juicio se conduce si tintes políticos extras de los que ya está aderezado.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta