Pachuca, delincuencia a la alza

Alberto Witvrun.-Para la presidenta municipal de Pachuca Yolanda Tellería Beltrán su prioridad al llegar al gobierno capitalino fue mantenerse en campaña proselitista con miras al proyecto político familiar trazado por su esposo Lorenzo Daniel Ludlow Kuri para alcanzar nuevas posiciones de elección popular en 2018, por ello se olvidó de gobernar imposibilitada de cumplir sus compromisos de campaña.

En el 2000 cuando gobernaba su hermano +José Antonio Tellería Beltrán realizó las gestiones y exigió al gobierno de Manuel Ángel Núñez Soto devolviera al ayuntamiento a la policía municipal a sabiendas de lo delicado que era esta medida porque le correspondería garantizar la seguridad del municipio capitalino, no estaba equivocado al no poder continuar gobernando por la enfermedad que al final lo llevaría a la muerte, la seguridad pública se convirtió en el talón de Aquiles de esa administración.

Con todo y lo pésimo que fue el gobierno del neopriista Eleazar García Sánchez la seguridad pública alcanzó niveles aceptables en la primera parte y aunque en la segunda se cometieron errores la delincuencia no se desató como en los siete meses del actual donde la llamada del fuero común hace de las suya no solo en las zonas habitaciones medias, hoy le “pega” a todo el mundo.

Robos de acumuladores, tanques de gas, tuberías de cobre, “cortinazos” en zonas comerciales como mercados y calles como Revolución, Madero y Guerrero son cosas de todos los días al grado que información extra oficial señala que en el periodo mencionado la delincuencia común se incrementó en un 83 por ciento  ante la incapacidad de la policía municipal para inhibir y contrarrestar a los delincuentes.

Claro que cometido el delito el trabajo corresponde a la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH) claro en los casos donde se presenta denuncia y se abre carpeta de investigación, aunque la mayoría de las veces esto no ocurre por la desconfianza generalizada en las corporaciones de seguridad y de procurar justicia, porque no los consideran casos graves.

 

Comentarios

comentarios