Pachuca, impulso a la inseguridad

0
106

Alberto Witvrun.-La seguridad pública es Talón de Aquiles del gobierno municipal de Pachuca, al carecer la Secretaría de Seguridad de estrategia y control de mandos medios a lo que se agrega la política de afectar a grupos identificados con partidos políticos diferentes al gobernante Acción Nacional (PAN), lo que afecta a miles de pachuqueños, como sucede en las centrales de abastos y camionera, donde el secretario Guillermo Ignacio Vergara Aguirre se niega a establecer vigilancia.

Solo en la Central de Abastos laboran alrededor de mil 500 personas cantidad que se incrementa notablemente los lunes con la instalación de La Barata, así que estudios anteriores establecen que diariamente hay un movimiento superior a las cinco mil personas que semanalmente crece con el tianguis a un promedio de siete mil con importante movimiento económico.

Porque el abasto se registra en mayoreo, medio mayoreo y menudeo, lo que requiere de la vigilancia policiaca para inhibir la creciente actividad delincuencial común en la capital, sin embargo y pese a las constantes solicitudes Vergara Aguirre se niega sistemáticamente a enviar vigilancia.

Los comerciantes sostienen que hay una orden directa de la alcaldesa panista Yolanda Tellería Beltrán de no enviar ni un policía y menos una patrulla, no obstante que está probado que operan carteristas que afectan principalmente a los compradores que son desde amas de casa hasta propietarios de restaurantes o cocinas económicas a quien la autoridad municipal tiene la obligación de proteger.

Esta medida de la autoridad municipal de negar seguridad, también impacta a usuarios de la Central de Autobuses que igual están indefensos ante la delincuencia e incluso de los abusos de muchos operadores del servicio público de pasajeros (taxistas) que imponen tarifas ante la carencia de vigilancia policiaca; en suma, la inseguridad priva en ese punto; mientras se cocina un proyecto para ahora si reubicar la Central de Abastos.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta