Qué pasa en el SNTE

0
47

Alberto Witvrun.-En el magisterio hidalguense hay un ambiente de incertidumbre efecto de que parte de las corrientes elbistas se sumaron al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y al activismo en contra de Juan Díaz de la Torre, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), por parte del ex dirigente Rafael Ochoa Guzmán, que se incorporó recientemente a Movimiento Ciudadano (MC).
A este ambiente contribuye de manera importante que el secretario general Luis Enrique Morales Acosta de la Sección XV, que se quedó acostumbrado a operar desde las sombras como lo hizo en su calidad de secretario técnico de su antecesor Francisco Sinuhé Ramírez Oviedo, quien lo impulso al cargo pensando en que consolidaría una nueva etapa en esta organización, o por lo menos ese era el proyecto.
Desde el Comité Ejecutivo Nacional, Ramírez Oviedo mantiene una influencia discreta sobre las estructuras sindicales lo que no basta para convertir en un dirigente fuerte a Morales Acosta al que le afloran debilidades o bien no todo su equipo responde a la expectativas, lo que permitió que Moisés Jiménez Sánchez, vuelva a tener presencia, para algunos marginal, pero presencia al fin.
A ello se agrega que el brazo político del SNTE, el Partido Nueva Alianza (Panal) tiene un trabajo relativo, que se reflejó hace dos semanas en conferencia de prensa de mediana convocatoria, peor organización y sin pronunciamientos serios lo que muestra novatez en esas lides del dirigente estatal y secretario de créditos de la Sección XV, Juan José Luna Mejía.
Las dirigencias delegacionales, parecen ya no tan leales porque sienten se requiere mayor presencia de Ramírez Oviedo, porque Morales Acosta no da certeza y la “recuperación” de posiciones en la estructura educativa, lejos de fortalecer al sindicato lo debilitó, porque su compromiso es con Ramírez Oviedo, no con Morales Acosta, que prefiere la comodidad de sus oficinas que el trato con la base magisterial.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta