Periodistas, enredémonos entre pares

0
83

10338240_637798796309725_1160303572064742259_nSí, tienen razón quienes dicen que aumentó el número de periodistas que denuncian todo tipo de agresiones en contra del ejercicio. Es que, por ejemplo en 2010, eran muchos menos los que informaban de agravios en su contra por suponer que eran normales al ejercicio del periodismo cuando éste incomoda. No, ninguna agresión puede ser normal.

Febrero de 2014 ya se significó porque se informó en medios, de al menos 85 agresiones en 20 días, la mayoría de Veracruz, Puebla y Oaxaca. Pero muy pocas de esas comunicaciones tienen efecto en las autoridades de gobierno obligadas a proteger a los informadores profesionales de asuntos de interés público. Se necesita hacer mucho más que denunciar.

En estos días, varias colegas de Quintana Roo, Puebla, Guerrero, Colima y Tamaulipas ponderaron este nuevo ciclo de agresiones y propusieron que se pongan en balanza las resoluciones que se tomaron en el Segundo Encuentro Nacional de Periodistas al que concurrieron más de 130 colegas de 24 entidades.

Y tienen razón, sí ha habido resultados alentadores, aunque seanlentos y poco espectaculares: redes de reacción rápida, promoción de leyes, incidencia en mecanismos oficiales de protección, organización y, sobre todo, ruptura de inercias individualistas y divisorias entre el gremio. Pero se necesita la acción de muchos más colegas. Muchos más.

Aquel encuentro en noviembre de 2013 fue como la siembra de una semilla de germinación lenta. Las principales dirigentes de la Casa de los Derechos de Periodistas (CDP), Judith Calderón (Secretaria General del Sitrajor) y Sara Lovera López (Directora de la agencia Sem-México) decidieron, estos días, reiniciar sus planes para ayudar a colegas de todo el país a la adquisición o recuperación de fortalezas profesionales con varias medidas: fomentar la creación de redes plurales de periodistas para alerta temprana y reacción rápida ante agravios o amenazas; crear un medio de intercomunicación impreso y digital, también plural, o sea para todo periodista preocupado por su profesión (el medio aparecerá el mes entrante) y convocar al siguiente encuentro nacional, que será el cuarto en 5 años.

LAS REDES

La idea de las redes entre periodistas se expandió rápido. Ninguna organización o persona puede reclamar la autoría de esa idea. Lo que si puede saberse es que hay algunas que si funcionan y sus integrantes no siempre pertenecen a una sola organización. Para empezar las de caracter local, por municipio o ciudad (como en Colima o Oaxaca), las de región, como en la Huasteca hidalguense, en la lagunera; o las de estado como en Puebla, Jalisco, Querétaro, Veracruz y otras.

La mayoría de estas redes, se enlazan por medio de internet. Algunas privilegian las denuncias por agravios como la Plataforma de Vinculación de Periodistas (que impulsó Freedom House), las que denuncian y promueven la capacitacion profesional y difunden buenas prácticas como la Red de Periodistas de a Pie; las redes que difunden materiales periodísticos propios y los comparten y que también reaccionan ante agravios, de esas existen al menos 24 con el nombre de Periodistas (con sede en Oaxaca), Reporteros cibernéticos, Periodistas del Caribe, Periodistas de Puebla, Periodistas y Escritores sociales, Voces Irritilas, Tertulias periodísticas y así.

En el caso de la CDP su red es aun modesta para lo que se necesita. Participan en ella, como bujías, 64 mujeres y hombres con la denominación de Enlace de la CDP con periodistas de su zona, están en 27 entidades de la república (más de uno en varias entidades) Esos Enlaces comenzaron a serlodesde el II Encuentro Nacional y, para ello, firmaron una Carta de Intención que no tiene obligación legal, sino que es una especie de agenda común que cada persona acepta impulsar con trabajo honorario (gratuito). Y sí, si han trabajado desde su aceptación.

Los Enlaces de la CDP (mujeres y hombres) se han caracterizado por algunos comportamientos:  rompieron el individualismo, aceptaron trabajar en equipo con otros colegas que también les preocupa la libertad y dignidad para ejercer como periodistas, reaccionan rápido ante agresiones sin importar que los afectados sean de organizaciones o medios diferentes a ellas y ellos; y todos (unos mas que otros), impulsan la Carta de Intención que es una especie de agenda que podría convertirse en una agenda nacional.

La Carta de intención para Enlaces no tendría que firmarse con la CDP, sino entre periodistas Pares. Es decir entre colegas que se identifican más entre sí, aunque pertenezcan a organizaciones distintas o a ninguna y que compartan una o varias intenciones como, por ejemplo esos propósitos que nos ayudarían a treducir algunas de nuestras cinco principales vulnrabilidades que propician maltrato profesional o agravios: debilidad de formación profesional para el ejercicio; reaccionar ante agravios; promoción de políticas públicas y leyes para la protección del ejercicio y los derechos laborales o profesionales; impulso de organizaciones profesionalizantes, tipo Colegio. El primer paso es la Red de Alerta Temprana y Reacción Rapida, como las muchas que ya existen.

Colegas, enredémonos. No basta denunciar. Marchar y protestar es para lo inmediato.

 

 

 

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta