Scherer, Leñero y Granados en impresión de la UAM y Reveles  

0
45

Confieso que esperaba la reaparición de la Revista Mexicana de Comunicación que editaba la Fundación Manuel Buendía desde 1998. La expectativa era buena para quienes interesa la información, la opinión y el análisis de esos temas.

La expectación era porque algunos sabíamos que la Universidad Autónoma Metropolitana de Cuajimalpa había decidido darle cobijo a la revista y rescatarla del languidecimiento y, además que la edición de reinicio se dedicaría a Miguel Ángel Granados Chapa. Pero ocurrió algo más y mejor. Creo que sorprenderá gratamente a muchas personas.

Colegas, les informo. El ejemplar 137 de la RMC parece dedicado a los periodistas de México, porque no sólo reconoce a Granados Chapa, sino que lo adiciona como el tercero de los más referidos en los últimos añós: Miguel Ángel, Julio Scherer García y Vicente Leñero. Y todavía tiene un plus, la percepción, el enfoque de José Reveles Morado, el conocido reportero investigador –que recien cumplió 51 años como tal– y quien fue convencido de ser el nuevo editor responsable para la nueva época. Es un número de colección.

¿PARADIGMÁTICOS?

Omar Raúl Martínez, director por muchos años de la RMC, valora en el editorial de esta edición de la nueva época valora que los tres periodistas ya fallecidos son “paradigma del buen periodismo”.

En apoyo de esta visión, el escritor, académico de la Ibero y el Tec de Monterrey, periodista  de cultura, Francisco Prieto ocupa 7 páginas para hacer una descripción de Scherer, Leñero y Granados a quienes ubica cuando convergieron en el viejo Excélsior.

Los aportes de los tres, escribe Francisco Prieto, “mueven a una reflexión sobre el periodismo que aportaron a México, dando lugar a que podamos hablar de un antes y un después de la historia de la prensa mexicana”.

Entre los 13 ensayos que contiene la nueva RMC, se encuentra al también académico de la Universidad Autónoma de Nuevo León y reportero de cultura, José Luis Esquivel Hernández vá más allá en los calificativos a Scherer y Leñero:

“El primero —dice– ícono del ´mejor oficio del mundo´, el mejor reportero de todos los tiempos. El otro, dramaturgo y cronista sin igual, es ahora huía de las nuevas generaciones”. Es la opinión de Esquivel.

OTROS APORTES

Con más mesura en la valoración de los periodistas y en el uso de los adjetivos, otros ensayistas aportan datos o recuperan aportes de Miguel Ángel Granados Chapa.

Así lo hacen la investigadora Alma Rosa Alva de la Selva quien identifica el interés y los estudios del periodista hidalguense en torno a los medios de comunicación; como el trabajo de la también académica Maricarmen Fernández Chapoy quien estudió la columna Plaza Pública “la más longeva de la historia del periodismo mexicano (34 años) y con más oficio de América Latina”, asegura ella, por los premios y reconocimientos de recibió. Como José Reveles quien relata las acciones de Granados Chapa que demostraron su interés permanente por los derechos humanos y particularmente las desapariciones políticas.

El resto de los trabajos de la renovada RMC no refieren directamente a los tres periodistas, sino que prosiguen con la tradición de la revista de promover el análisis de los temas de coyuntura o necesarios para mejorar la comunicación social en México.

Con ese espiritu Beatriz Solís Leree examina La libertad de expresión en México; Raúl Trejo Delarbre relaciona La libertad y la intimidad en los medios; Omar Raúl Martínez escribe sobre Derecho y privacidad; German Espino Sánchez de YouTube como epicentro del espionaje polìtico; Carmen Gómez Mont invita a pensar la Revolución informativa.

Sí, el número que editó el veterano periodista José Reveles es de colección por nuestros personajes que perfila, por sus contenidos y, sobre todo porque augura que se estimulará más la circulación de datos, opiniones y análisis de la industria de las telecomunicaciones y del periodismo, desde la seriedad de una institución académica. Todo eso es parte de la buena noticia.

Es que durante el debilitamiento de RMC sólo actuaban, con la intención de aportar en los mismos temas el mensuario Zócalo que dirige el reportero Carlos Padilla Ríos y con menos seriedad otra publicación, la que se dirige con menos oficio pero con trabajos llamativos y hasta estruéndosos, producidos con mala leche, pero disfrazados de crítica.  En las publicaciones académicas también se requieren periodistas verdaderos como Scherer, Leñero, Granados y Pepe Reveles.

Nota.- La mala noticia es que solo se conseguirán ejemplares impresos si se solicitan directamente a la División  de Ciencias de la Comunicación y Diseño de la UAM Cuajimalpa. O esperar a que el sitio web de la Revista se actualice y presente los contenidos de la nueva época.

 

 

 

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta