Sergio Islas, no actuó solo

0
53

Alberto Witvrun.-Radio y Televisión de Hidalgo desde que surge a propuesta de Manuel Larrosa al gobernador Guillermo Rossell en 1981, para combatir el analfabetismo porque sería un sistema educativo se vio como botín porque la propuesta del encargado de darle sentido al proyecto, el maestro Marco Antonio Rodríguez Revoredo contempló un modelo novedoso para la época que lo convirtió en instrumento político.

El proyecto nunca se concretó en materia de televisión porque las 7 frecuencias obtenidas serían centros de producción regionales como la red de radio; aun asi su control fue disputado históricamente por la Secretaría de Educación Pública (SEPH) y la Secretaría de Gobierno (Segob) porque en diferentes etapas varios personajes pelearon por tenerlo a su servicio.

En otras, le restaron importancia y fue encargado a quienes no tenían idea de lo que tenían en sus manos y permaneció como hasta ahora en calidad de monstruo dormido, y quien se percató de que una vertiente importante de RyTVH es el beneficio económico, fue Sergio Islas Olvera, detenido por negociaciones indebidas, más cuando presidió la asociación de sistemas estatales de radio y televisión del país.

Negociar indebidamente 77 millones de pesos en publicidad para televisoras estatales, no pudo hacerlo una persona, requirió de una estructura: desde quien la gestionó hasta quienes efectuaban cobros y facturaban, de al menos 15 personas y se asegura que quienes conocían de todo ello son el director de producción y el subdirector jurídico de RyTVH que fueron hombres de confianza de Islas Olvera, lo que no es un secreto.

Los nombres de quienes acompañaron a Sergio Islas Olvera en las indebidas negociaciones circulan en diferentes esferas, lo que no debe ser ignorado por las autoridades, aunque lo extraño es que hoy funcionarios cercanos al detenido ex director de RyTVH sigan, aunque en diferentes cargos en el sistema, porque personal despedido del sistema asegura nunca hubo una estructura paralela, todo se operaba desde adentro.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta