Tizayuca, la capital del cocol

0
230

Tizayuca.- El municipio es reconocido por la elaboración de cocoles, rellenos con nata, cajeta, mermelada de fresa, arroz con leche, jamón, queso crema y algunos otros ingredientes, dulces o salados, desde hace más de cinco décadas el cocol es el pan artesanal más apreciado.

Cocol es una palabra náhuatl que significa “cariño o apapacho”; este panecillo tiene forma de rombo, corteza dura y centro suave con sabor a anís, canela y piloncillo.

El barrio de Nacozari, es conocido como la zona “cocolera”, ya que existen más de ocho panaderías tan solo en esta zona, que se dedican a su elaboración.

El panadero Miguel Monter Gutiérrez recuerda que su papá fue unos de los que impulsó la elaboración y venta de los cocoles y los “puerquitos”.

Los empezaron a comercializar sobre la carretera federal México-Pachuca y en la estación de ferrocarril que existía en el barrio.

El cocol no es originario de este lugar, pero se ha convertido en una tradición, por lo que los panaderos ya cuentan con una receta regional, enfatizó.

De acuerdo con la receta de don Miguel, los ingredientes principales del cocol son piloncillo, anís, canela, azúcar, harina refinada e integral, aunque ya existen otras variedades, en las que se les agrega huevo y mantequilla.

Este pan tradicional todavía se hace en hornos de bóveda, que son construidos con tabique rojo y barro. Lo curioso de estos hornos, es que se calientan por determinado tiempo y se apaga el fuego. El pan se hornea con el calor que guarda el tabique, por lo que es considerado artesanal.

Por Imelda Córdova

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta