Tres periodistas acallados en marzo. Tres

Por Rogelio Hernández López
Alrededor de las 7 de la mañana del jueves 23 de marzo comenzó a circular esa otra noticia que impactó en los sentimientos de mucha gente del gremio periodístico. Por todas las vías se comunicaba el asesinato de la reportera Miroslava Breach en Chihuahua. Algunas horas después el tema ya había invadido las redes sociales y era uno de los más difundidos y comentados. Es que fue el tercer asesinato de informadores profesionales en menos de un mes. Días antes fueron Cecilio Pineda en Guerrero y Ricardo Monlui en Veracruz.
Según los datos de Artículo 19, que el mismo día ofreció su informe anual sobre libertad de expresión en México, con esos crímenes ya habían silenciado mortalmente a 30 colegas durante el periodo de gobierno de Enrique Peña Nieto, el que por cierto en este último caso ni en ninguno ha expresado pesar por estas muertes y menos ha instruido para que el Estado actue con energía para frenar este infausto ciclo a pesar de que en cada homicidio reaccionan todos los organismos internacionales con sus condenas y exigencias de justicia.
El silencio presidencial es igual que el indice de impunidad que acusa la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, del 97 por ciento.
Por esas y otras causas, las reacciones por este otro crimen mostraron otros actores que antes no se manifestaban abiertamente. Por ejemplo la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) además de condenarlo solicitó a la Fiscalía General de Chihuahua adoptar de forma inmediata todas las medidas precautorias necesarias para salvaguardar la integridad de los familiares de la comunicadora, como víctimas indirectas de este hecho delictivo.
Por ejemplo, también lo hizo la embajadora de Estados Unidos en México, Roberta Jacobson, y como diplomática envío el mesaje que confiaba en que el gobierno mexicano no permitiría que el crimen quede impune.
Miroslaba
En las redacciones de practicamente todos los medios del país, ademàs de tomar la decisión de divulgar la noticia insistentemente, como pocas veces, también sediscutía que no bastaba poner las estadísticas de periodistas ultimados y agredidos . La orientación fue no seguir convirtiendo a los asesinatos de periodistas en meros números sino reflejar el máximo posible los hechos y los perfiles humanos de cada uno de ellos.
La primera noticia de Chihuahua la difundió el periódico Las Opción a las 7:14 de mañana. Anotó:
Chihuahua.- La periodista Miroslava Breach Velducea fue ejecutada en las calles José María Mata y Río Aros, en la colonia Infonavit Nacional al exterior de su domicilio, por sujetos desconocidos, que le dispararon ocho tiros calibre 9 mm.
La periodista contaba con 54 años de edad, y trabajaba para los periodicos La Jornada y Norte de Juárez.
Miroslava Breach iba saliendo a bordo de su camioneta Renaul de color guinda, de la cochera de su casa cuando fue interceptada por hombres armados quienes le arrebataron la vida.
Paramédicos de la Cruz Roja arribaron al lugar de los hechos y trataron de brindarle las primeras atenciones médicas pero nada pudieron hacer ya que la periodista perdió la vida a consecuencia de las heridas de bala que recibió.
Primeras indagatorias muestran que fue un solo sujeto vestido de negro quien llegó a pie y arremetió contra la periodista disparándole con un arma 9 milímetros, mismo que después de cometer el asesinato salió corriendo con rumbo desconocido.
En la capital del estado dos periodistas han perdido la vida a mano del crimen, el primero fue Adrian Rodríguez y esta vez Miroslava Breach, los dos asesinatos con características similares, saliendo de su casa rumbo a sus trabajos. También el periodista Gabriel Valencia sufrió un atentado en Guachochi.
Distintos recuentos
En distintos momentos hemos escrito que no hay una sola metodología para registrar los autènticos niveles de las agresiones al periodismo mexicano. CNDH, Artículo 19, la Feadle y la Casa de los Derechos de Periodistas, entre los más importantes que hacen seguimiento, no hay una metodología común.
Por ejemplo ese 23 de marzo Articulo 19 informó que de “2000 a la fecha 19 ha documentado el asesinato de 102 periodistas en México, por posible relación con su labor periodística”. Pero en sus datos no contabilizaba bien los de Chihuahua en el mismo periodo.
Al respecto la Feadle de la PGR tiene en su sitio web que en ese periodo tiene el registro de 19 periodistas ultimados tan solo en Chihuahua, pero la Red de Periodistas de Ciudad Juárez tiene un listado de 22.
Y así por el estilo es el monitoreo, sin método, con enfoques diferentes. Lo que dificulta las estrategias para combatir a los agresores, si el gobierno federal y los gobiernos estatales quisieran hacerlo.
¿Qué más espera Enrique Peña Nieto?

Comentarios

comentarios

Compartir