UAEH, razones de una huelga

0
123

La tercera huelga en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) desde que en 1982 el grupo que encabezaba Gerardo Sosa Castelán se apoderó de ella con un proyecto que se fue diluyendo por la ambición personal del nacido en Acaxochitlán que se fue desprendiendo de todo aquel que creía que amenazaba su hegemonía, tiene más razones políticas que un verdadero afán de mejorar las condiciones de los trabajadores y académicos universitarios.

Las cifras revelan entonces una mala administración universitaria de los recursos que le asignan los gobiernos federal y estatal, porque el presupuesto de la UAEH entre recursos federales y estatales asciende a más de mil 751 millones de pesos anuales, para atender a 54 mil alumnos que representan aproximadamente el uno por ciento de la población estudiantil total de la entidad, mientras que el gobierno del estado destina para el 99 por ciento mil 400 millones de pesos.

El presupuesto de la UAEH es mayor, porque no contemplan los recursos propios que se obtienen a través de los servicios que ofrece la institución y las empresas universitarias, como el Centro de Educación Continua y a Distancia, Garzabús, los salones de eventos del Ceuni, el Rancho Universitario, además del costo de examen de admisión, sin contar los recursos que obtienen por las escuelas incorporadas y las preparatorias por cooperación que irregularmente controla a través de comités fantasmas.

La cifra de recursos propios se desconoce y sería importante conocerlos, además de conocer las licitaciones y costos de las obras y servicios que contratan con ellos, porque se especula que el edificio construido en la Preparatoria Uno tuvo un costo de 400 millones de pesos, cuando existen constructores que un inmueble de esa naturaleza requiere una inversión no mayor a los 120 millones de pesos.

Por ello el motivo de la huelga tiene un doble propósito, solicitar apoyos extraordinarios al gobierno del estado para que la UAEH cubra sus responsabilidades laborales a cambio de no generar un problema social de tener a 54 mil alumnos sin clases y por otra al estilo de Gerardo Sosa mostrar su capacidad de movilidad al realizar manifestaciones que ya tienen programadas en las calles para presionar al gobierno haciendo creer que todo es responsabilidad del gobierno.

Tendiendo una cortina de humo en lo político, para operar desde la UAEH con la estructura universitaria varias campañas políticas y tratar de convertirse en el enlace del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) con las universidades, porque ya le pagaron por adelantado con la candidatura plurinominal (noveno lugar) de la dirigente del sindicato académico y tener monedas de cambio para frenar la instalación del órgano de control interno, los académicos y trabajadores como en las otras huelgas son un simple pretexto.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta