UAEH, urgida de imagen, pasado y presente

0
5

Alberto Witvrun.-La vinculación a proceso de su coordinadora de administración y finanzas por el presunto delito electoral de desviar recursos a campañas política, pone a la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) en una crisis de institucionalidad, que tiene en un grave dilema al rector Adolfo Pontigo Loyola que en su historia personal más allá de pertenecer a la segunda generación de lo que fuera el otrora poderoso Grupo Universidad, toleró muchas cosas, se preparó y espero paciente el visto bueno de Gerardo Sosa Castelán para alcanzar la rectoría, lo que otros del grupo original no lograron.

Para ex universitarios que conocen su proceso, hoy Pontigo Loyola debe estar definiendo su lealtad entre su jefe político y su alma mater, porque habría que separar a la institución como tal del grupo que se apoderó de ella desde 1982 que canceló ideas y democracia, ya que no se puede catalogar a toda la comunidad universitaria por un grupo e incluso por una persona con la habilidad suficiente para controlarla de manera vertical.

En una medida que puede catalogarse de desesperada en busca de darle la imagen perdida a la UAEH, los correos de los medios de comunicación, empiezan a registrar comunicados con actividades académicas; cuando en los últimos años se le marginó y menosprecio al pensar en los últimos años que con Radio Universidad y el periódico El Independiente les bastaba para difundir las actividades universitarias.

Ese descuido institucional motivado sobre todo por el proyecto del diario que inicialmente siguiendo el Modelo Universidad Guadalajara o Padilla se pretendió fuera franquicia del diario La Jornada, lo que impidió todavía el desaparecido periodista Miguel Ángel Granados Chapa, hoy en imagen institucional tiene un alto costo institucional para la UAEH, lo que se denota con el intento de volverse a acercar a los medios de comunicación.

Pero también es una señal de preocupación del rector Adolfo Pontigo, que acotado en funciones y atribuciones por el Patronato Universitario que preside Gerardo Sosa, que es el costo que paga para haber alcanzado la meta de ser rector, debe debatirse según algunos personajes que con él vivieron el proceso de transformación del Grupo Universidad, en un conflicto de lealtades que el tiempo definirá.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta