Una sopa de su propio chocolate, ¡Bien Vale la Pena!

0
29

Alberto Witvrun.-En su campaña por la candidatura a gobernador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en 1998, José Guadarrama Márquez acuñó el slogan Bien Vale la Pena, con el que concluía sus intervenciones ante estructura y miliancia priista, que de nada le sirvió porque fue aplastado electoralmente por el gobernador Jesús Murillo Karam que hizo ganar a Manuel Ángel Núñez Soto.

Así cobró el de Real del Monte venganza de las consignas de Fuera Manos que lanzaron los guadarramistas en la reunión de Consejo Político Estatal priista, que tuvo lugar en el Casino Español para definir las reglas con las que competirían los cinco precandidatos: Manuel Ángel Núñez Soto, José Guadarrama Márquez, Gerardo Sosa Castelán, Humberto Lugo Gil y Orlando Arvizu Lara.

Esa frase estaba acompañada de la figura de un Atlante de Tula estilizado con diferentes colores, que se convertiría en el logotipo del Frente Democrático Hidalguense (FDH), con el que ingresó corporativamente en 2002 al Partido de la Revolución Democrática (PRD) del que más tarde se apoderaría mediante alianzas, acuerdos y traiciones con las diferentes tribus, contando con el apoyo del ex dirigente nacional Carlos Navarrete Ruiz.

Y en la vida como en la política a cada capillita le llega su fiestecita; ahora el turno fue para el de Jacala, porque la chiquillería del sol azteca le aplicó sus viejas recetas, así que aprovechando la fractura del FDH; las diversas tribus unieron sus fuerzas para enfrentarlo y arrebatarle el control del partido en aras de una recomposición institucional.

Así la Coalición de Organizaciones Democráticas Urbanas y Campesinas (Coduc) que encabeza Marco Rico; Izquierda Democrática Nacional (IDN) que dirige Aurelio González; Alternativa Democrática Nacional (ADN) de Ignacio e Isaías Olvera; Iniciativa Galileo Hidalgo (IG) de Miguel Ángel Martínez; Vanguardia Progresista (VP) de Andrés Hernández y Nueva Izquierda (NI) de Héctor Chávez y Pedro Porras, formaron un frente.

El primer objetivo es impulsar la candidatura al Senado de Manuel  Hernández Badillo, ex integrante del FDH en contra de José Guadarrama, que no lo esperaba ya que en teoría lo había llevado a la dirigencia interina del PRD, para que apoyara sus aspiraciones, lo que provocó también el encono de quien fuera su alfil el ex presidente Ramón Flores Reyes, lo que reduce sensiblemente las aspiraciones del jacalense.

Porque sumando la fuerza de estas organizaciones es posible superar en una elección interna al fracturado FDH, dejando cortando las aspiraciones de José Guadarrama de volver a ser candidato a la cámara alta, recibiendo una sopa de su propio chocolate y aplicando en beneficio de una recomposición del PRD en Hidalgo la frase de 1998: Bien Vale la Pena.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta