Violencia, no

0
91

Lamentable que el fin de semana anterior de haya desatado nuevamente la violencia en un estadio de fútbol, esta vez en el Jalisco durante el partido clásico de la ciudad del mismo nombre Atlas – Guadalajara porque esta no debe presentarse como una manifestación común en este deporte que históricamente ha sido familiar en México.

Gobiernos, federativos y los propios clubs deben combatir este fenómeno que ya deben tener castigos que inhiban estos comportamientos que ya no deben ser calificados como simples faltas administrativas que permiten a los violentos salir mediante una simple multa porque ello estimula la impunidad y no debe ser una arcaica común en grupos sociales.

No basta con “castigarlos” impidiendo su entrada a los estadios se debe modificar algunas leyes para que quienes cometa desmanes enfrente procesos penales de acuerdo a los daños pero sobre todo a las lesiones que provoquen dentro y fuera de los estadios de fútbol.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta